Articulos de interesOdontologia infantil

TRAUMATISMO DENTAL EN NIÑOS Y ADOLESCENTES.

 Por el Dr. Juan S. Morales Hurtado.

 Un traumatismo dental no solo afecta dramáticamente al individuo que los sufre, sino también convulsiona todo su entorno familiar ocasionando una gran preocupación y angustia, por esto es importante saber como actuar y hacerlo sin pérdida de tiempo.

Dentro de las principales causas que originan traumatismos dentales podemos mencionar:

Caídas, juegos o atletismo, síndrome del niño golpeado, accidentes automovilísticos, factores predisponentes como maloclusiones clase 11 etc.

En la dentición temporal este tipo de accidentes suele presentarse entre los 1.1/2 a 3 años de edad, siendo más frecuente en esta dentición las luxaciones, es decir desplazamientos de los dientes traumatizados hacia adelante, atrás, abajo y hacia adentro (como si el diente se hubiera metido en el hueso).

En la dentición permanente joven la mayor frecuencia de traumatismos se presenta entre los 7 a 12 años, y las lesiones generalmente se presentan con pérdida de tejido dental.

Los dientes que con mayor frecuencia se traumatizan son: incisivo central superior, incisivo central inferior, laterales superiores, laterales inferiores y caninos.

Debemos saber que es tan importante un traumatismo en donde hay pérdida  de tejido dental, como en el que queda integro el diente después del mismo, consecuentemente podemos decir que “fractura pequeña no es sinónimo de fractura sin importancia”.

En cuanto a cómo debemos actuar si alguno de nuestros hijos sufre algún traumatismo dental, podemos mencionar los siguiente:

Tratar de tener serenidad, para poder pensar y actuar con la mayor claridad posible.

Si hubo laceración de tejido blando,  trate de visualizarlos, limpiar y lavar con agua natural.

Trate de cohibir el sangrado presionando el área afectada y de inmediato acuda a su Odontopediatra.

Si el traumatismo no ocasionó herida de tejidos blandos ni  tampoco pérdida de sustancias del diente, acuda también de inmediato a su dentista ya que podría haber fractura de la raíz, y solo con una radiografía lo puede diagnosticar.

Si el diente traumatizado se salió completamente de su lugar, es decir corona y raíz (avulsión), trate de no tocar el diente de la raíz, tómelo de la corona y colóquelo en un medio húmedo  para transportarlo, preferentemente un recipiente con leche, y acuda de inmediato con su dentista. El tiempo transcurrido entre el momento del traumatismo y la atención  por su Odontopediatra es primordial para el buen pronóstico y rehabilitación de la pieza (s) lesionada.